Después de una tarde en la que disfrutamos a pleno puedo asegurar que el Canopy es un deporte de aventura espectacular para todas las edades. La sensación de volar entre los arboles es realmente impresionante y nos permite, a los humanos, acercarnos a la experiencia de las aves, al menos tangencialmente.

Para poder “volar” en el canopy, es muy importante la charla inicial en la que los guías explican el funcionamiento del sistema y fundamentalmente como frenar en las llegadas a las plataformas.
Luego, el grupo emprende una grata caminata ascendente por el bosque en la que se pueden apreciar las diferentes especies del bosque nativo y el exótico (insertado por el hombre).
La subida casi no se nota gracias al impresionante paisaje circundante, las paradas que proponen los guías con explicaciones y datos sobre el lugar y las infaltables preguntas de los visitantes. Y cuando uno menos lo espera se encuentra al pie del primer árbol con la plataforma inicial de salida.
En este punto solo resta ponerse y ajustarse el arnés, y subir a la plataforma. Una vez arriba, el guía engancha nuestra polea al cable de acero y entonces hay que dejarse llevar entre los arboles hasta la próxima estación. En este preciso momento todo es sensación, vértigo, adrenalina y fascinación hasta llegar a la próxima plataforma donde otro guía nos recibirá y asegurará antes de desengancharnos del cable.
La experiencia, desde lo técnico se repite una y otra vez variando el paisaje, la vegetación, e incluso la altura de los diferentes tramos. Lo que no se repite y es absolutamente personal, es la experiencia de volar sin más medios que un arnés y su polea unidos a un cable de acero. El paseo es absolutamente seguro debido a que el “volador” siempre está asegurado a la línea de vuelo y las plataformas.

Detalles generales de la actividad:
El Canopy, en inglés significa copa, (por la copa de los árboles),nació en el cálido país de Costa Rica por una necesidad de traslado. En nuestro país es un deporte muy nuevo todavía, pero día a día gana más adeptos, porque brinda la posibilidad de gozar, de la flora y fauna de nuestra zona desde un lugar de privilegio, es decir desde la copa de los árboles centenarios.
El Canopy es un nuevo deporte de aventura, una actividad ideal para desarrollar y sentir la adrenalina con la sensación de volar en la naturaleza. Es una experiencia ecológica diferente, donde sin alterar el hábitat podemos desplazarnos entre árbol y árbol por medio de un cable de acero. Estar suspendido en medio de la nada es tan divertido como inquietante.
Los circuitos, tienen un sistema de plataformas de maderas colocadas en distintos árboles unidos estos mediante cables de acero, por donde el visitante puede desplazarse y recorrer distancias que oscilan entre 60 y 250 metros, según los tramos, provisto y suspendido de un arnés, pudiendo llegar a una velocidad de hasta 25 Km. por hora cruzando bosques o ríos según el lugar donde este emplazado. Cada persona lleva un equipo especial que consiste en un arnés, eslabones y poleas, con cuerdas que le dan la seguridad necesaria durante el vuelo.
Este actividad de aventura es exclusivamente ambientalista, de esparcimiento y recreación, ya que el turista que lo practica se inserta, en el mismo corazón de nuestro bosque nativo, y se impregna del naturalismo típico de nuestra zona y de su biodiversidad, conociendo y vivenciando los distintos tipos de ejemplares arbóreos nativos, paseando sobre el dosel del bosque, pudiendo observar absolutamente todo el sotobosque, desde el nivel más alto.

Les recomendamos vivir la experiencia del Canopy, “volar en la naturaleza”, es absolutamente excepcional.

Texto y Fotos Alberto Lapenta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.