Miami, FlorIda, USA

Los amigos del Loews Miami Beach Hotel me invitaron a almorzar, imaginen lo bien que la pase allí, en buena compañía y comiendo exquisito. Luego del almuerzo aproveche el agradable entorno y me quede unas horas más a trabajar allí.
En un momento se acercó una mujer con su Laptop Mac y con total educaciónón me preguntó si podía dejarla cargando a mí lado en la toma que yo utilizaba, o sea… dicho en criollo, si se la cuidaba un ratito. Le dijo que por su puesto, que fuera tranquila, y allí dejo su costosa maquina bajo mi custodia sin tener idea de quien era yo…… que notable ¿no?….
Esto ya me había ocurrido hace años en una hostería en la Patagonia, cuando una turista esquiadora, también norteamericana, eme dejó otra laptop por el estilo, pero en aquella oportunidad para irse a esquiar…….
Mas allá de mi cara de ángel, jajaja, recapacitemos, seamos honestos,… le dejaríamos nuestra maquina a alguien desconocido?

Si bien ustedes van a sacar sus propias conclusiones de lo que les cuento, yo les voy a comentar la mía:
Esta gente, los ciudadanos norteamericanos, en su gran mayoría, viven en armonía con el sistema, respetando y siendo respetados, lo que, sin que ellos conozcan la terrible diferencia, les permite vivir mucho más relajados y en un ámbito lógico, equilibrado. Obviamente me refiero a la generalidad, sabemos que en todas partes hay gente desenfocada, incluso aquí…. por ejemplo, el desgraciado que el otro día se llevó mi buzo sin devolverlo, pero son excepciones porque aquella miasma tarde, antes de salir, olvide en uno de livings del hotel una bolsa de Levis con dos camisetas dentro y cuando regrese, dos horas más tarde, allí estaba esperándome sin que nadie la haya tocado…. Igual que acá…. no se… ustedes pongan su destino.

Y algo más, los viajeros debemos ser más respetosos todavía, porque sabemos que para quien está de viaje es muy complicado resolver un problema o reponer algo perdido. Por eso cuando encontramos algo, debemos devolverlo al front desk del hotel sin demora y quizás, con suerte, le arreglemos el día o el viaje a alguien y después, cuando nos toque a nosotros nos vuelva la buena onda!

Texto & Fotos Alberto Lapenta
Linkviajes.com

Deja un comentario / Notificarme nuevos comentarios / Recibir nuevas entradas x email